lunes, 27 de abril de 2009

EL GLIFOSATO MATA, PERO ESO NO PREOCUPA A DON OLMEDO

Caricatura de Alfredo Olmedo

El senador provincial, sojero, productor de legumbres, industrial, concesionario de vehículos Toyota, millonario y aspirante a gobernador Alfredo Olmedo, sostuvo hace unos días por FM Profesional que “prohibir la aplicación de glifosato implicaría paralizar completamente el país”. El legislador hizo esta manifestación después que la Asociación de Abogados Ambientalistas (AAA), presentó un recurso de amparo ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación, solicitando suspender la venta, comercialización y aplicación de glifosato y endosulfan, “porque tienen efectos nocivos para la salud humana”.
El legislador añadió que “los sojeros vivimos de esa producción, no de construir chip de computadoras”, por lo cual indicó que “una medida en tal sentido sería una nueva afrenta contra quienes cultivan soja”. La reacción de Alfredo Olmedo fue una forma de respuesta a una investigación realizada por el Laboratorio de Embriología Molecular del Conicet, según la cual “se comprobó científicamente que con dosis quinientas mil veces inferiores a las empleadas en las fumigaciones sojeras, se producen trastornos cardíacos e intestinales, alteraciones neuronales y graves malformaciones.
Las demandas de la AAA por estos problemas alcanzaron al Estado nacional, a las provincias de Córdoba y Santa Fe y a la empresa Monsanto, principal comercializadora de herbicidas basados en glifosato, cuyo nombre comercial es Roundoup. En Salta, los carteles con propaganda de este agrotóxico se pueden ver a menudo en las zonas donde se extendieron los cultivos para plantar soja, en cuyos sitios se tratan mayoritariamente las plantaciones con esos herbicidas.
Aparentemente, el senador provincial no sólo supone que la soja es el único cultivo se realiza en el país, según surge de afirmar que “la prohibición del glifosato paralizaría la Nación”, sino que los sojeros no creen que esos tóxicos contaminen a la gente mientras ellos ganan dinero gracias a las fumigaciones con Rondoup. Para colmo, la mayoría de las empresas dedicadas a este cultivo reconocen la toxicidad del glifosato, aunque ninguna de ellas parece preocuparse por la suerte que corran sus trabajadores ni sus vecinos.
Pese a todo, no estamos abriendo juicios sobre el problema de las retenciones, porque entendemos que esa cuestión no está vinculada a la carta del señor Olmedo. Lo preocupante aquí es más bien ese rasgo de autoritarismo que exhibe el poderoso productor metanense cuando afirma con total liviandad y en primera persona: “yo no apruebo que se prohiba el glifosato”. En todo caso, señor, prefiero que lo pida a que lo ordene, considerando particularmente que aparte de sus empleados, usted no tiene facultades para darle órdenes a nadie.
Además, luego que se conocieron los daños que provoca el producto de Monsanto, también podremos acusar a quienes lo emplean de insensibles y de sacrificar la vida de las demás para obtener mayores ganancias. Y no solamente la de ellos, pues existen reiteradas denuncias por muertes de perros y algunos animales de corral, especialmente cerdos. Tal vez, si alguna vez se hicieran las cosas en serio, se aplicaría en estos casos un tipo de penalidad que no fuera la simple sanción económica con que a veces se beneficia a los empresarios para que no cumplan una pena mayor.
Hace mucho tiempo que los herbicidas, de cualquier marca u origen, son elementos de manejo peligroso y que a menudo provocan accidentes. Sin embargo es llamativo que a pesar de su disputa con el mal llamado “campo”, el Gobierno nacional no se haya preocupado por controlar el uso de los agrotóxicos. Especialmente porque esos químicos están en el límite entre la polémica por las retenciones y la que está suscitando en uso de elementos venenosos.
Francisco Zamora
Semanario Redacción 25/04/09
Salta, Argentina

4 comentarios:

floresazuladas dijo...

muy buen articulo, profe. Digo muy buen articulo en cuanto al contenido y al análisis, porque el tema es verdaderamente triste. Esta visto que dinero & política, se llevan bastante mejor que política&bienestar común.
Un abrazo grande, pasate que justamente hoy escribi algo que tiene que ver. Saludos

Luiso dijo...

Que le meta un trago, que le meta!!!

Maxi dijo...

Salud Guflo!
Le había perdido el rastro, amigo, pero ahora lo he recuperado. Lo sumo a mis links pa' estar más conectados. Un gran abrazo desde Paraná!

paco perez dijo...

Un gusto conocer tu blog...
Te escribe otro salteño que incluso se crio y vive del campo...
Pero... no puede concordar jamas con la soja, el glifosato y mucho menos con Olmedo!!!!!.
Saludos.